Share

Santiago Alonso: "Le di mucha atención a la palabra"

El cantautor argentino presenta su tercer álbum, "El ermitaño", un material sincero e introspectivo en el que casi todas las canciones nacieron durante la pandemia y la cuarentena.


Santiago Alonso. Foto: Guillermo Napoli

"Ese parate obligatorio me dio el tiempo para poder echar luz sobre los caminos que me habían traído hasta mi presente y dejar caer las fichas correspondientes para recapitular los últimos años de mi vida, emocionalmente muy intensos", explica Santiago Alonso sobre su nueva obra.

¿Qué buscaste mostrar musicalmente en este nuevo álbum?

Busca reflejar con autenticidad y honestidad todo ese proceso de introspección. Musicalmente llegamos a un buen lugar porque tiene un aire super contemplativo. Siento que es un disco que está por fuera de la vorágine en la que vivimos y propone tomarse un tiempo para escuchar, algo poco frecuente y muy necesario en nuestros tiempos. Buscamos generar ambientes para cada canción, más allá de la instrumentación que elegimos. También hay sonidos ambiente, que ayudan a la narración global del disco.

¿Sentís que es tu material más maduro?

Puede ser. Lo siento un disco más directo. No creo que los anteriores no lo hayan sido, pero sí siento que, en este, cada palabra, cada verso, está donde sentí que debía estar. Dejé en segundo plano la búsqueda estética y le di mucha atención a la palabra y a lo que quería decir. Sin rodeos, de la forma más directa posible. Eso podría ser tomado como un signo de madurez, en cierta manera.

La nostalgia está muy presente en todo el álbum, ¿te resulta más próspero escribir desde la melancolía?

Es cierto que tiene canciones y pasajes nostálgicos. "Pasa Que", grabada con Adrián Berra, es una de ellas. Pero no es en sí un disco nostálgico porque no añora un tiempo pasado que fue mejor. Todo lo contrario. Es un álbum de presente absoluto, donde se valora y se toma conciencia de ése camino que me trajo al presente que vivo hoy. Es un disco de toma de conciencia personal. A veces, tomar conciencia de ciertas cosas nos puede movilizar, poner sensibles. Pero no lo describiría como un álbum nostálgico sino como un disco introspectivo, contemplativo y reflexivo.

¿Sentís que encontraste el sonido que querés que te represente?

Siento que el álbum suena como queríamos que sonara. No me gusta encasillarme con un sonido porque siento que limita nuestra capacidad de crear. Las canciones de "El ermitaño" necesitaban este sonido. Lo mismo pasó en "Hierba seca" (2019) o en "Rumbitas" (2018). Por suerte eso puede cambiar, pero sí, éste es el sonido que ahora me representa.

¿Qué planes vienen para tu carrera durante fin de año y el verano?

Lo próximo es presentar el disco en CABA el 19 de noviembre. Van a ser un par de funciones super íntimas, cantadas a viva voz con el dúo de cuerdas que me acompaña; y me tiene muy feliz poder volver a cantar en vivo. También hay un par de videoclips que están por salir. El fuerte de los conciertos va a venir recién el año que viene cuando mi hijo Pedro, de ahora 4 meses, sea un poquito más grande y yo pueda salir por más tiempo de casa. Planeo pasar por varias ciudades argentinas e incluso volver a girar por el exterior, pero para eso, la casa debe estar en orden y el corazón templado.