Share

Pablo Vidal presenta su nuevo EP "Sobrevida"

Ya está disponible en todas las plataformas digitales "Sobrevida", el flamante registro de estudio del platense Pablo Vidal.


Pablo Vidal. Foto: Manuel Cascallar

El EP fue producido y arreglado por Francisco Cadierno e incluye, asimismo, la colaboración del cantante Diego Martez en "La Trama Panal". "Sobrevida" dura apenas 11 minutos, aunque el peso existencial de las cuatro canciones hacen que el EP sea breve, pero memorable.

El álbum abre con "Mañanas máscaras" y una confesión a la altura de las circunstancias: "Me metí en el peor momento y me tragó esta depredación llena de luz". Aunque el pináculo del disco está en "La trama panal", celebrada colaboración con Diego Martez: "Se hace tarde en la ruta esta noche. No hay forma de no terminar mal".

Pablo Matías Vidal es un músico y compositor de canciones en actividad desde el año 1999. Según su CV, Pablo, además de prolífico solista y actual integrante de Los Valses y Los Amorosos, pasó por la recordada Orquesta de Perros y Semidesnudos.

De su cosecha solista son los discos "Te amo" (2007), "Verano" (2010), "Llamativa boda psi" (2012) y "PMV & la Jimmy Jimmy Cesc Fabregas Band" (2013). Organizó en La Plata los ciclos de cantautores Tocate Mil (2008) y Noches Piquesoc (2011-2012), donde se cobijó a la más variada gama de cantautores platenses y de distintas ciudades del país.

Para este disco trabajaste junto a Francisco Cadierno, quien pudo lograr unos arreglos divinos con un ensamble de chelos, contrabajo y piano. ¿Cómo fue laburar con el para este disco? Más allá de lo sonoro, ¿qué dirías que le aportó a "Sobrevida"?

Trabajar con Fran fue bárbaro, nos entendimos a la perfección. Me ayudó mucho a la hora de interpretar, a la hora de grabar las guitarras y las voces. Fue importante tenerlo cerca. A veces, está bueno tener alguien que te oriente, que te sirva de referencia confiable para decidir cuál toma queda y cuál se descarta. Le aportó muchísimo a la obra, el proceso de grabación de un disco, aún de uno breve como es "Sobrevida", puede volverse tedioso. En las instancias de mezcla, por ejemplo, hay que escuchar las canciones una y otra vez y es muy fácil que se te empasten los oídos y la cabeza y pierdas criterio, dimensión, de lo que está pasando. Con Fran medio que nos íbamos complementando: cuando me quemaba yo, resurgía él y viceversa. Así pudimos mantener viva la llama, aún en los meses de ostracismo pandémico.

Si bien el disco cuenta con cuatro canciones, tiene una duración de un poco más de 11 minutos. ¿Esto se dio de manera espontánea o estaba en tus planes realizar un álbum breve?

En mis planes íbamos a producir una sola canción, "La trama panal". Ése iba a ser todo el chiste. Por sugerencia de Francisco fuimos sumando canciones y cuando dispusimos las cuatro que forman parte de "Sobrevida" sobre la mesa, descubrimos que teníamos algo mucho más potente que la mera suma de cuatro canciones aisladas. Cuando apareció la tapa del disco, una foto que Manu Cascallar subió a su perfil de instagram y que me flechó automáticamente, se terminó de redondear la veta más conceptual y ya empezamos a hablar de disco, por más que durara un puñado de minutos. Al margen de esto, mis álbumes solistas nunca traen más de 6 canciones. Me siento cómodo trabajando en esos términos.

El EP cuenta con un video lyrics donde se pueden apreciar las canciones a puño y letra. Para el mismo trabajaste junto a Lucas Gregorini ¿Cómo surgió la idea del clip?

Fue una idea de Lucas, tanto la cuestión de las letras manuscritas como el hecho que yo apareciera cantando las canciones. Me gusta que el texto, en vez de aparecer y desaparecer, se vaya acumulando. Creo que funciona bárbaro como complemento del audio.

Actualmente sos integrante de dos bandas: Los Valses y Los Amorosos. ¿Cómo haces para equilibrar tus diversos proyectos musicales?

Cada proyecto tiene su cosquilla distintiva. Mi rol en cada uno es muy distinto, también. Yo me divierto mucho porque un fin de semana puedo estar en una fecha con Los Valses que es una banda ajustada, donde intentamos interpretar las canciones de los discos con cierta fidelidad, y al otro estoy en un centro cultural con mi guitarra, y por ahí se me dio por contar anécdotas entre las canciones, o hacer algún cover que pintó en el momento, todo mucho más descontracturado. Y al otro fin de semana estamos con Los Amorosos en un club de barrio presentando nuestro disco, empilchados a la vieja usanza con instrumentos acústicos. Son todos mambos complementarios y tengo la suerte de compartir esos espacios con gente querida, compañeros del camino y de la vida.

¿Qué planes o proyectos tenés en mente para los meses que quedan del 2020?

Estamos por editar el compilado del Colectivo Alto el Fuego, un grupo de emergencia de compositorxs de canciones que se gestó en la primera fase del ASPO. Una experiencia increíble con cancionistas de varias ciudades. A la par, sigo coordinando "La trama panal", que es el taller de composición de canciones que empecé a brindar en agosto y continúa en principio hasta fin de año. Con Los Valses estamos ultimando la grabación de una canción de un querido amigo y Los Amorosos tienen entre manos un nuevo simple. Todas cosas a editarse antes de fin de año.