El sitio del rock en Argentina 22 años online
Entrevistas

Ávalon: "El río siempre es una linda fuente de inspiración"

El conjunto entrerriano presenta su segundo disco, "La velocidad de lo cotidiano", donde Delays y reverberancias acompañan ritmos y climas entre el indie rock y el estribillo pop.

“‘La velocidad de lo cotidiano’ es un pequeño concepto que nace de entender que las nuevas formas de comunicación nos acercan pero de una manera fría, nos roban instantes, momentos simples de comunión con el otro, compartir una charla, visitar una persona, saber de ella –explica su cantante y guitarrista Emmanuel Rousset-. Por ende, no hay transmisión de energía, no hay conexión real a través de medios portables. Volver a la esencia primaria de la comunicación, valorar las cosas simples. Eso encierra la idea del disco”.

¿En qué se diferencia este nuevo material con “Los sonidos” (2017)?

Ariel Giménez Arellano (bajo y coros): En cuanto a lo sonoro, el álbum fue grabado en su totalidad en dos sesiones y a banda completa, en cambio para “Los sonidos” fue distinto ya que lo hicimos en diferentes lugares, tratando de conseguir el mejor audio posible dentro de nuestras posibilidades. Otra gran diferencia fue la formación estable de la banda. Durante un buen período, mientras se gestaba “Los sonidos”, la actividad de la banda se vio afectada muchas veces por la falta de uno o dos miembros. Sin embargo, para este segundo LP contamos ya con Diego (Spaciuk) en la batería y Facu (Castell) en viola y sintetizador, con quienes pudimos amalgamar y producir las canciones durante casi dos años.

¿Y qué consecuencias les trajo esta constancia grupal?

Ariel: Esto enriqueció muchísimo al grupo tanto en la composición como en el sonido en general. Además, con “La velocidad de lo cotidiano” logramos un concepto, una mirada diferente a la vertiginosidad con la que nos envolvemos y transitamos en sociedad a través de la tecnología que tanto nos acerca pero que poco nos conecta. “Los sonidos” es la primera búsqueda, dentro de toda esa cotidianeidad. Quizás aquí hay un nexo: qué lugar ocupamos como actores culturales en nuestro entorno, qué "sonido" somos, como una idea de movimiento e identidad.

¿Qué cosas conservan como banda de aquel álbum debut?

Ariel: Quizás esa mirada sobre las cosas simples de la vida cotidiana como idea disparadora en las letras. Describir un poco lo que pasa por estos lares, desde su gente y comportamiento hasta sus paisajes. El río siempre es una linda fuente de inspiración. Por otra parte, intentamos mantener ese formato cancionero, coqueteamos un poco con algunos ritmos y ambientes más espaciales, pero sin movernos demasiado de los estribos más bien del pop. La búsqueda es el alimento, el cimiento y lo que nos impulsa y nos inquieta y nos mantiene en movimiento; lo que tratamos de conservar como grupo.

Con más de diez años de formación, ¿con qué dificultades se siguen encontrando como grupo independiente y qué cosas han aprendido a sobrellevar?

Emmanuel: Creo que la dificultad mayor sigue siendo cómo financiarte, y cómo llegar a más personas de una manera más fácil y contundente. Con los años, y gracias a muchos amigos de ruta, hemos aprendido algunas cosas, las cuales se intentan mejorar día a día. Sabemos que no hay que quedarse quieto, hay que producir, hay que buscar nuevas puertas, nuevos caminos. Sabemos que la autogestión es nuestro motor de movimiento, y tenemos muy en claro que nosotros no queremos ni podemos parar de crear música, de transmitir ideas y conceptos a través de canciones. Es menester seguir sembrando y sembrando en búsqueda de una futura cosecha.

Ávalon se presentará el sábado 13 de julio, a las 23.30, en Teatro Monteviejo. Lavalle 3177, CABA.