Share

Emmanuel Horvilleur

Ella dijo no

Digo “hola”, pido no me digas “chau”,
y entreguémonos al rito universal de andar;
el camino dice mucho de lo que vendrá.

Hola, pido no me digas “chau”,
repitiendo como mantra que no se oye más.
El abismo se agiganta cuando me mirás
pues, tus ojos, matarán mis esperanzas.

Pero ella dijo no y tomó la ruta al mar,
ella ideó su plan en diez minutos.
No le pude recordar que en su emoción
ella olvidó en la cama algunos peces.

Que nadaban sobre el fuego, entre nosotros dos,
entregándonos al rito universal de amar.
La locura ilusionaba mientras salía el sol,
pero el día castigó mis esperanzas.

Porque ella dijo no y tomó la ruta al mar,
ella ideó su plan en diez minutos.
No le pude recordar que en su emoción
ella olvidó en la cama algunos peces.

Pero ella dijo no.
Pero ella dijo no.

Me siento como un renegado
que está en contra de soltar.
Dame tu mano, que quiero dibujar
un mapa para que puedas regresar,
para que puedas volver a mí.

Oh, no.

No le pude recordar que en su emoción
ella olvidó en la cama algunos peces.

Pero ella dijo no.
Pero ella dijo no.
Pero ella dijo no.